El umbral como propuesta habitable
Acción,
Círculo de Bellas Artes
2021



Pienso en los porteros como observadores de campo, que leen y perciben como nadie las celeridades del día a día y sus dinámicas sociales. Encarnan para mí un sistema de detección urbano, un termómetro de la dimensión política y social de la arquitectura.
Los Porteros habitan las Puertas y el campo espacial que activan. El resquicio entre el adentro y el afuera cuya esencia es un no-lugar: un territorio de indefinición, de entre-medias donde nada está definitivamente fuera ni definitivamente dentro. Es una zona fluida de interferencias, poblada de cuerpos en movimiento que entran y salen.
Admiro cómo se adueñan de ese tiempo burocrático y cómo afrontan, en plena era de la hiperactividad y la sobreproducción, un empleo cuya acción mayoritaria es el “no hacer”. Un estado contemplativo que les proporciona de la inteligencia sedentaria del que mira y observa cotidianamente situaciones triviales del día a día. Una acción basada en la espera activa que hace de ellos cuerpos-objeto, elementos estáticos pero rebeldemente cargados de energía.

Cuenta el escritor Reinaldo Arenas en su novela “El portero” –Anagrama, 1987– la historia de Juan, un emigrante cubano que acepta el empleo de portero en un rascacielos de Manhattan. Juan se pasa el día abriendo puertas y su vida es la propia metáfora que está viviendo: un fenómeno de borde, tangencial, que por pertenecer a dos mundos, no pertenece a ninguna. Y ese umbral se vuelve su habitación propia, su propuesta habitable.

Propongo una acción conceptual que consiste en habitar el espacio explorable de una puerta. Para ello, planteo vestirme de traje y corbata y desempeñar infiltradamente el cargo de portero en instituciones artísticas. Mi objetivo es registrar la acción a través del lenguaje foucaultiano de las cámaras de seguridad: ver a través de los ojos voyeurs de un edificio la figura del portero como la del Caronte contemporáneo.


El campo describe un espacio de propagación, de efectos. No incluye materia o puntos materiales, sino funciones, vectores y velocidades. Describe relaciones internas de diferencia dentro de campos de celeridad, de transmisión o de puntos de aceleración; en una palabra, lo que Hermann Minkkoski llamó el mundo.
– Sandfor Kwinter, 1986

index
Mark